1. INFÓRMATE El derecho a la información es el principal de los derechos del consumidor. Por ese motivo tu obligación como consumidor es ejercerlo. La información sobre el precio, las características, los riesgos o cualquier otra circunstancia relevante de los bienes, productos o servicios que adquirimos los consumidores no es una simple cortesía comercial, sino una obligación de los empresarios, comerciantes o profesionales que contratan con los consumidores. ¡Haz que la cumplan!. No adquieras ningún bien ni contrates ningún servicio sin saber antes cuál es su precio total y su forma de pago. Si contratas con un profesional, por ejemplo, odontólogos, abogados, fontaneros, cerrajeros, reformas del hogar, etc... exige presupuesto previo por escrito u otro medio del que quede constancia. Tienes derecho. Los profesionales tienen también derecho a cobrarte la elaboración del presupuesto. Infórmate antes de su coste. En los establecimientos públicos, busca los precios de los productos o servicios. Tienen que estar a la vista. Si no lo están, por tu bien y por el de los demás, denúncialo.

  2. FÓRMATE PARA HACER VALER TUS DERECHOS La formación tiene como principal objetivo educar a los consumidores para contribuir a posiciones consumeristas a través de una formación consciente, crítica, responsable y comprometida con el entorno. Desde UNAE, y a través de LA ESCUELA DE CONSUMO, contribuimos a un cambio necesario en la sociedad de consumo desde la acción formativa e implicación social .De forma gratuita, impartimos lecciones para la formación de diversas materias de consumo. ¡ÚNETE AL CONSUMERISMO!

  3. EXIGE LA ENTREGA DE LA DOCUMENTACIÓN QUE AMPARA TUS DERECHOS: Esta documentación básica es: Cuando entregues o dejes en depósito cualquier bien (por ejemplo un teléfono móvil para que lo reparen, la prenda que dejas a limpiar en una tintorería, etc.). Exige el RESGUARDO DE DEPÓSITO. Comprueba que conste, al menos: - La identidad y el domicilio de quien lo recibe. - La fecha de entrega. - La descripción correcta del objeto que entregas. - El motivo de la entrega. - La fecha aproximada de devolución. Si vas a contratar un servicio con un profesional, solicita la elaboración de un PRESUPUESTO PREVIO, como ya te comentamos al tratar el derecho a la información en materia de precios. Antes de pagar exige la FACTURA O JUSTIFICANTE DE PAGO. ¡¡OJO!! las facturas no siempre tienen valor de recibo. Fíjate que ponga la mención "pagado" u otro similar. Si no es así, exige recibo que acredite que has pagado. El justificante de pago o factura deberá mencionar, al menos: - La identidad y el domicilio de quien lo emite. - Su CIF o NIF (código de identificación fiscal). - La fecha. - Los conceptos que son objeto de facturación. Es decir. Que quede muy claro qué es lo que estás pagando. - El precio desglosado de cada producto o servicio. - El precio total con la repercusión de los impuestos. - La forma de pago. Si es de contado tendrá que constar además claramente que vale como recibo de pago. Todos los bienes de naturaleza duradera tienen un periodo de GARANTÍA de, al menos, dos años. Acuérdate de informarte acerca de la garantía. No te olvides de exigir el documento que ampare la garantía y busca que está claramente señalado el plazo y la extensión de la garantía, es decir, cuanto dura y qué cubre, o mejor dicho, "qué no cubre".

  4. CONSERVA LOS JUSTIFICANTES: Especialmente de los bienes de naturaleza duradera. Al menos mientras dure el periodo de garantía.

  5. LEE LO QUE FIRMAS: Pide que te dejen una copia de los documentos para leerlos atentamente antes de firmarlos. Si la premura no te permite leer la totalidad del contenido del contrato, al menos lee atentamente las menciones o cláusulas que están junto a la firma.

  6. OBRA CON SENTIDO COMÚN: EL mejor aliado de los fraudes y de los estafadores es la imprudencia o el afán de los consumidores por encontrar una "ganga". Recuerda que el mundo de la sociedad de consumo "nadie regala nada". Desconfía de los regalos fabulosos o de las oportunidades espectaculares. Normalmente esconden un fraude.

  7. HAZ VALER TUS DERECHOS, RECLAMA: Denunciando los fraudes y los abusos te haces un favor y haces un servicio al resto de los consumidores. Tienes tres vías para poder ejercitar tus derechos:
    - La vía administrativa, bien mediante denuncia o a través de las hojas de reclamaciones.
    - El arbitraje de consumo.
    - La reclamación ante los Tribunales de Justicia ordinarios.

  8. SOLICITA ASESORAMIENTO Y AYUDA DE LAS INSTITUCIONES Y DE LAS ASOCIACIONES DE CONSUMIDORES: Además de a nuestra asociación, puedes recurrir a diversas instituciones y organismos de las administraciones públicas, así como a las diferentes Asociaciones de Consumidores, cuya función es prestar la necesaria ayuda a los consumidores y usuarios en sus reclamaciones.

  9. CONTRATA PREFERENTEMENTE CON QUIENES TE FACILITEN LA RECLAMACIÓN. BUSCA QUE ESTÉN ADHERIDOS AL SISTEMA ARBITRAL DE CONSUMO. El sistema arbitral de consumo es la manera más sencilla, eficaz y económica que tienen los consumidores para formular sus reclamaciones. La única "pega" del sistema arbitral de consumo es que su adhesión es voluntaria para los empresarios, comerciantes o profesionales reclamados. Es decir, sólo cuando voluntariamente han decidido adherirse previamente al sistema arbitral de consumo mediante una oferta pública de sometimiento al sistema arbitral, el consumidor tiene garantizado el poder resolver sus problemas a través del sistema arbitral. El mejor servicio que un empresario, comerciante o profesional le puede ofrecer a un consumidor es su adhesión al sistema arbitral de consumo. Contrata preferentemente con quienes figuren adheridos al sistema arbitral de consumo.

    Arbitraje de consumo

  10. ASÓCIATE Entra a formar parte de la familia de los consumidores. Sólo una unión de todos los consumidores y la fortaleza de sus asociaciones son garantía de la buena defensa de los intereses colectivos y por lo tanto de tus intereses particulares.

 
Más artículos...